lunes, 14 de marzo de 2011

El Abandono Paterno: Un camino sin luz

Quiero reflexionar con ustedes sobre un tema que me llama mucho la atención: El abandono paterno.
Por qué muchos hombres abandonan a sus hijos? qué les hace actuar de esa manera? qué piensan? por qué lo hacen? qué los motiva a tener esa conducta?

Partamos de la palabra "abandonar" en el caso de abandonar a un hijo se dice que denota desatención premeditada de marcharse sin intención de volver. Pero hablaré sobre todo de esos padres que abandonan a sus hijos dejándoles con las madres, no de los hijos que son abandonados totalmente, es decir, para ser adoptados por otros, ese es otro tema.
Padres que huyen al saber que serán padres, que al ser notificados de la noticia de un embarazo se escapan de su responsabilidad, negando al hijo o simplemente escapando de dar la cara. También de los padres que aunque estén casados, también se marchan ya sea por divorcio o no, los que no están casados y procrean hijos de una relación de pareja, o de una relación casual, o de una aventura accidental. Estos hombres escapan dejando atrás a sus hijos, a esos hijos que han procreado con una mujer a la cual estuvieron unidos por algún lazo afectivo o pasional.

Es fácil decir que el "hijo no es mio", es una opción muy simplista esa, de excusar su mal proceder diciendo que no es el padre del niño, dando a entender por otro lado que la mujer con la que él estaba en una relación es una prostituta que encontró en un burdel, en la calle o debajo de un puente, no digo que algunas mujeres no traten de engañar a la pareja con una mentira, pero no es de esos casos de los que deseo hablar, sino de los casos en que las mujeres son honestas y dicen la verdad. Hoy día existe la prueba de ADN que comprueba la paternidad de modo fácil, pero no todos los hombres están dispuestos a hacersela, porque eso les echaría al traste con su mentira, y quedarían en evidencia, es mejor seguir negando la paternidad para de ese modo poder ampararse y sentirse menos miserables y culpables.

Otros padres no dudan de su paternidad pero son igualmente unos abandonadores de sus hijos, se enamoran de otra mujer y se marchan dejando atrás a sus hijos pequeños sin importarles si les ven de nuevo o no, otros se marchan dejando a la esposa embarazada y nunca se preocupan de saber qué fue de ese hijo/a.

Otros reconocen a unos hijos y niegan a otros, pero a todos los abandonan en cierto modo, esos son los peores, porque son los que quieren ser sólo de nombre y a veces, sin asumir ninguna responsabilidad económica por sus hijos, y menos afectiva.

 Si los hombres supieran el mal que le hacen a sus hijos abandonados, si supieran antes de abandonarlos el vacio que se le crea en el corazón a un niño que crece sin padre, si supieran la influencia negativa que eso produce en el alma de un niño en crecimiento, lo que les repercute de adultos en su vida afectiva, sexual, en su autoestima, en su modo de ver la vida y las relaciones. Si supieran lo qué siente un niño cuando llega el día del padre y debe hacer una tarjeta en la escuela para su papá y decir delante de todos sus compañeros que él no tiene papá, que no lo conoce o que le abandonó, es algo terrible, las secuelas de ésto no se borran en la vida. Es entonces cuando la figura del tío, del abuelo o de un familiar cercano suple en cierto modo ésta falta pero no es nunca lo mismo que la del padre amoroso y presente.

Las madres de hijos abandonados, podemos suplir muchas cosas, podemos ser padre y madre al mismo tiempo y lo somos, salimos adelante por nuestros hijos, somos batalladoras, creemos en nosotras mismas, sabemos que podemos dar a nuestros hijos lo mejor de nuestro corazón y de nuestra vida, y lo hacemos, pero hay un pequeño detalle, que el papel masculino del padre no puede ser suplido al 100 % por una madre, hay roles de roles, y cada sexo necesita identificarse en cierto modo con su rol. En el caso de los padres, la presencia masculina está comprobado que es muy esencial tanto en la hembra como en el varón, ambos sufren si carecen de ella y a ambos afecta por igual en su desarrollo y madurez.

Luego dice un proverbio popular: "Padre no es el que engendra sino el que cria", y es muy cierto. Cúantos hombres crìan hijos de otros y son unos padres excelentes? muchos!!! muchos lo hacen y lo hacen de corazón, mujeres que han encontrado un compañero que las quiere y respeta y se casan con ellas, aceptándolas con sus hijos de relaciones anteriores, muchos de esos hombres crían a esos niños abandonados de su propio padre y le dan amor, educación y seguridad, esos hombres son hombres con valores morales, hombres dignos de admirar, porque debemos saber que los hombres suelen ser mejores padres adoptivos, por no decir padrastros ya que esa palabra me parece disonante y discriminadora, que las mujeres que crian hijos de otros, sin generalizar, hay casos de casos, pero muchas mujeres aceptan menos a los hijos del hombre que el hombre a los hijos de la mujer, eso lo he visto de cerca en mis amistades y lo he leído también en algunos estudios al respecto, pero ese no es el tema que nos ocupa, lo traigo a colación sólo para que entendamos que no trato de criticar a los hombres como tal, sino resaltar sólo el mal que hacen los "padres abandonadores".

 Hoy leía un foro donde un chico escribía un poema a su padre que le abandonó y las respuestas a ese poema eran conmovedoras, respuestas la mayoría de chicas y chicos jóvenes abandonados por su padres. Muchos de ellos se preguntan: Qué hice yo de malo para que él no me quisiera? es mi culpa que él se me haya dejado? o por qué me rechaza y dice que no soy su hijo o hija? , he notado que las chicas sufren mucho más que los chicos, bueno quizá no es que sufran más sino que lo sufren de otro modo,   no sé cómo expresarlo.

También muchos dicen que sueñan con un beso o un abrazo de su padre, que quieren aunque sea verlo una sola vez, que serían felices si pudieran decirle " Papá te quiero", que les perdonan el abandono, que si quieren tratarlos ellos serían felices, otros dicen que han pensado en suicidarse por no soportar ese dolor del rechazo del padre, dicen también que no hay que odiarlos, que hay que perdonarlos y aceptarlos si vienen, muy pocos se mantienen en una actitud de odio o rencor.

 Ahora bien, por qué esa nobleza de corazón en esos chicos? qué les hace ser tan nobles con un hombre que les abandonó sin importarles su suerte? que pasaron años y nunca los buscó? que tuvo otros hijos a los que quiso y reconoció pero a esos otros no? creen ustedes que hay cabida para el perdón? para sentimientos tan generosos? y creen por otro lado que esos padres abandonadores podrían volver a buscar a esos hijos y estar de verdad arrepentidos de haberles dejado? por lo que he leído no ha sido asi, muchos a pesar de que establecen un contacto no son lo que sus hijos hubieran querido que fuesen. Además qué me puede decir a mi como hijo/a un hombre que jamás he visto en mi vida? qué es un extraño? qué sentimiento podría nacer allí?. Interesantes preguntas para un estudio sobre el tema.

Vemos que las nuevas generaciones son bondadosas, están llenas de benevolencia, de Amor, son Guerreros de Luz, vienen con la palabra perdón incrustada en el alma, son además seres de luz que cumplen una misión en éste plano, una misión de enseñanza y de fortaleza con sus madres que han sabido sacarlos adelante solas y quizá sean también almas que vienen a redimir los pecados de esos padres abandonadores.
 

El abandono paterno es un matrato psicológico, porque es un daño que se crea incluso en el vientre materno al abandonar a la madre, lo que siente esa mujer abandonada no por ella, sino por el hijo que lleva en el vientre lo transmitirá a su hijo, el dolor y la tristeza de la madre el hijo en formación lo percibe desde el vientre materno y eso es un maltrato psicológico incluso antes de nacer, si los abandonadores de hijos tuvieran conciencia de éste aspecto quizá se lo pensarían mejor antes de abandonar a un hijo.

Si pudieramos entrar en el corazón de éstos chicos que sufren y que dejan esos comentarios que les paltiqué arriba tan conmovedores y a la vez benevolentes llenos de luz, podríamos entender lo cruel y terrible que es un abandono, hay algunos que fueron abandonados incluso por ambos padres y fueron criados por abuelos o tíos, otros por padres adoptivos, pero la mayoría de los que leí fueron criados sólo por la madre.

"Los niños comienzan por amar a sus padres. Cuando han crecido, los juzgan. Y algunas veces, hasta los perdonan. "(Oscar Wilde). 
Y ésto ocurre también con los hijos abandonados, juzgan pero perdonan y sobre todo aman, los aman a pesar de que esos padres abandonadores no sientan remordimientos ni se merezcan ese amor.

 El mundo que vivimos no es un mundo fácil, es un mundo cruel, hay muchos seres con almas de azufre, almas grises, que vienen a la tierra a causar dolor, puede ser que algunos de esos seres sean padres abandonadores, la vida coloca siempre a cada uno en su lugar, y no hay que sentir ni odio ni rencor por éstas personas, porque quizá ellas fueron hijos abandonados a su vez, ya que muchos estudios dicen que muchos padres abandonadores han sido a su vez hijos abandonados o de hogares destruidos, no debemos juzgar, debemos ser benevolentes, perdonar y olvidar, es lo que marca éste tiempo de Ascensión, cada uno deberá cuidar su alma lo mejor que pueda, aprender sus lecciones de éste plano pero sobre todo, no dejar de enfocarse siempre en el Amor.

"Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo que tener un piano no lo vuelve pianista."Michael Levine

Que la luz esté con ustedes y la paz los cobije,
Dina

7 comentarios:

Alasblancas dijo...

Muy interesante lo deje en un rincón de mi face, donde soy moderadora
Padre no es el que engendra si no el que cría, porque me toca muy de cerca
Un beso.

Anónimo dijo...

Excelente nota, comparto 100% y es muy conmovedora, felicitaciones a quien se atrevió a hablar de este tema con tanta claridad, Ana

Luz en Palabras dijo...

Gracias Ana.
Pienso que si un padre abandona a un hijo y al cabo del tiempo aparece arrepentido pidiendo perdón, es bueno que el hijo perdone, el rencor y el odio no son buenos sentimientos, cuando perdonamos crecemos como seres de luz y permitimos que un poco de nuestra luz ilumine a otros.
Un abrazo en la luz.

Luz en Palabras dijo...

Gracias a tí Alas Blancas por tu visita, un abrazo en la luz!

Alfredo Rios dijo...

La verdad muy buena noticia para mi que aun todavía no soy padre pero me gusto mucho leerla. Lo tomaré de escarmiento.

rosmary dijo...

hola felicidades por todo lo q escribes .... sigue asi ..

me gustoo muchooo lo q dices alguno no saben el daño psicológico que le hacen a la madre y al bebe

Luz en Palabras dijo...

Gracias Alfredo y Rosmary por sus comentarios.

Recordemos que padre no es el que engendra a un hijo sino el que lo acompaña en su crecimiento y le transmite valores de vida. A veces las madres solemos ser madre y padre a la vez y no por eso criamos hijos menos buenos y sanos. Un besote!