lunes, 20 de septiembre de 2010

La Moldavita, piedra de la expansión de conciencia

Me ha parecido interesante hoy conversar sobre la moldavita, una piedra que despierta mi atención y respeto.

He leído que hace casi 15 millones de años hubo una lluvia de meteoritos en el mundo, ésta lluvia estaba formada por un cristal verde, translúcido, la moldavita. Su nombre proviene del lugar donde se le ha encontrado por vez primera, el valle del río Moldavia en el norte de la ciudad de Praga, aunque otros investigadores sostienen que se encontró originalmente en el cráter Ries cerca de Sttugart en Alemania. Sin embargo sabemos que también en Venezuela al norte del Escudo Guayanés, ha sido hallada la moldavita en su estado más puro asi como en otros lugares del mundo como en Tanzania.

Podemos decir entonces que la moldavita se compone de fragmentos de un meteorito del espacio exterior que se les denomina "tektites", palabra proveniento del griego "Tektos" que significa "derretir", ya que al colisionar el meteorito contra la superficie terrestre se derritieron sus fragmentos, para después enfriarse y formar asi los cristales verdes; sin embargo hay quienes afirman que proviene de explosiones de la luna y otros dicen haber recibido mensajes a través de canalizadores de que la moldavita proviene de la Constelación de Orión.

Lo cierto es que está considerada como una gema, sobre todo para la confección de joyas, ya que la transparencia de su color ( en algunas piedras) es considerado de mucho valor en la joyería sin dejar de mencionar su valor más importante, el valor metafísico y espiritual que posee sobre todo para la expansión de la conciencia en éstos tiempos de ascensión.

Ya en Europa era conocida desde la prehistoria, de cuando el hombre del Cro-Magnon. Su data es realmente antiquísima inclusive encontrándose su nombre en Sánscrito, "Agni-mani" que significa "Perla de fuego", también es utilizada por los tibetanos quienes le atribuyen poderes celestiales. Se han localizado moldavitas en Egipto en tumbas y pirámides, los egiptos la llamaban "Piedra de Ra".

Su significado y uso espiritual, es bastante extenso. Tiene propiedades interdimensionales, de comunicación y conexión con seres de otros mundos y planetas, además de conectarnos con nuestros guías, ángeles, arcángeles y seres espirituales, eleva los niveles de conciencia y nos potencia la energía.

También su energía eleva nuestra vibración, y está en resonancia con el chakra del corazón, el tercer ojo y el chakra coronario, activando sus poderes y limpiando las impurezas energéticas de nuestros cuerpos astrales y materiales.

Además impulsa nuestro proceso de expansión de la conciencia. Se dice que el que posee una moldavita desde el momento de entrar en contacto con ella, nuestra vida es influida por sus benéficas energías, transmutando todo lo malo que pueda haber en ella.

Es una herramienta de sanación que tiene mucho poder en la cura de males físicos y espirituales, pero para utilizarla hay que vibrar en una alta frecuencia, con la misma frecuencia de ella, absorbe las energías de fuentes superiores, lo que nos permite utilizarla para sanar en terapias como Reiki u otras.

El sanador que desee usar la moldavita en sus terapias, le será fácil adquirirla, pues ella llegará a él sin mucho esfuerzo, hay que usarla con mucho respeto, ya que es la energía del fuego, muy honrada por los egipcios, tibetanos y habitantes interestelares de la Constelación de Orión.

A mi parecer la moldavita es una de las piedras con más fuerza y poder, incluso más que las otras conocidas, todo el que obtenga una es bendecido y favorecido en su vida diaria, en sus acciones, en su misión, en sus sanaciones y en su servicio de ayuda a los otros.

La moldavita se puede obtener también en incienso, aceites, sales de baño, y por supuesto en forma de cristal o gema.

Les dejo un abrazo en la luz,

Dina

Foto: www.minedirect.com